Villares evalúa con las cofradías los avances en la ejecución de las medidas recogidas en el Plan de Acción para este semestre

  • El titular de Mar puso en valor que entre las actuaciones acordadas están las ayudas extraordinarias al marisqueo, las dirigidas a los pósitos y las ayudas por la parada temporal que suman un desembolso de 15 millones de euros
  • En el encuentro se abordó la elaboración de un informe jurídico con el objetivo de proponer la modificación de los requisitos que rigen las prestaciones por cese de actividad para que sea compatible con las labores de regeneración y mejora de los bancos marisqueros
  • También está previsto estudiar la posibilidad de aplicar la figura de fijo-discontinuo a los profesionales ya que se adecuaría mejor a la organización del trabajo recogidos en los planes de gestión, facilitando una mejor cobertura social para estos trabajadores

El conselleiro do Mar, Alfonso Villares, acompañado por el director xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnolóxica, Antonio Basanta, mantuvo un nuevo encuentro con representantes de las federaciones de las cofradías, en su condición de organizaciones más representativas del sector del marisqueo en Galicia, para evaluar las actuaciones realizadas hasta el momento por el Gobierno gallego en el marco del Plan de Acción puesto en marcha a comienzos de este año. 

El documento, que fue elaborado mano a mano con el sector, tiene como finalidad garantizar el mayor de los apoyos posibles para los perjudicados por la altísima mortandad en el marisco en otoño. Una demanda trasladada por el conjunto de pósitos a la que se está haciendo frente con los recursos propios de la Xunta, a la espera aún de que el Gobierno central resuelva la petición de zona catastrófica para los bancos marisqueros afectados. 

En la reunión se expusieron las actuaciones realizadas hasta el momento por la Consellería do Mar en el marco del Plan de Competitividad y Sostenibilidad del Marisqueo en Galicia 2024-2025 dotado con 123 millones de euros. Concretamente ya fueron puestas en marcha las acciones comprometidas y directas para el primer semestre de este año con la activación de las ayudas extraordinarias al marisqueo, que ya fueron desplegadas, la elaboración de las ayudas extraordinarias para las cofradías para su inminente despliegue y las ayudas por cese temporal de la actividad cuyo borrador está siendo ultimado con las aportaciones del propio sector.

Por otra parte, Alfonso Villares informó de que su departamento está trabajando en el análisis jurídico para articular una propuesta de modificación de los condicionantes que rigen las prestaciones por cese de actividad para hacerlas compatibles con las labores de regeneración y mejora del estado de las zonas de marisqueo. Una medida novedosa que responde a una demanda trasladada por los propios profesionales que deberá ser aprobada, en última instancia, por el Estado por ser quien tiene las competencias en esta materia.

Por otra parte, el responsable autonómico también expuso que se está evaluando la posibilidad de aplicar la figura del fijo-discontinuo en el ámbito de la actividad marisquera, ya que sería una formula adecuada atendiendo a la organización de los trabajos recogidos en muchos planes de gestión, lo cual permitiría que las personas adscritas a los mismos puedan disponer de una mejor cobertura social. Una vez recaudados los informes jurídicos y administrativos se elevará una propuesta al Gobierno central para que sean acometidos los mencionados cambios. 

Más medidas

El conselleiro subrayó que desde la Xunta se continúa trabajando en el refuerzo de otras medidas como la definición e inicio de los trabajos de regeneración de los bancos dañados o no productivos mediante acciones de las entidades asociativas o con ejecución propia de la Consellería do Mar, incrementando en un 150 % las cuantías dedicadas a estos trabajos respecto a 2023. También se está analizando nuevas propuestas y proyectos para ser desarrollados dentro de Redemar, red entre el sector pesquero y organismos científicos de Galicia, con el objetivo de mejorar la resiliencia de la producción marisquera gallega.