Vigilancia pesquera avanzando con drones

  • El uso de drones revoluciona la supervisión de la pesca, asegurando un control efectivo en aguas comunitarias y exteriores
  • Inspectores de la Unión Europea emplean tecnología dron para monitorear la actividad pesquera desde un barco de patrulla español

El patrullero Arnomendi ha zarpado en una misión coordinada por la Agencia Europea de Control de la Pesca (EFCA) para supervisar la pesca de especies demersales y pelágicas en las aguas comunitarias del Atlántico nororiental. Equipado con el M5D-Airfox, un dron desarrollado por la empresa gallega Marine Instruments, el Arnomendi intensificará la vigilancia durante aproximadamente 15 días, extendiendo su alcance tanto en el mar como en el aire.

El M5D-Airfox es una aeronave no tripulada alimentada por energía solar, con una autonomía de 10 horas, ampliable a 1,5 horas con batería, y capaz de cubrir un radio de acción de 33 kilómetros. Con dimensiones de 1 metro de largo y 2,5 metros de envergadura, y una velocidad de crucero de 55 kilómetros por hora, este dron puede operar en condiciones adversas, soportando vientos de hasta 37 kilómetros por hora. Anteriormente utilizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para vigilar las aguas nacionales, el M5D-Airfox ahora se despliega en esta campaña conjunta de inspección.

Dirigido por el capitán de corbeta Pablo Eisman Borrego, el Arnomendi cuenta con la presencia de un inspector de la Secretaría General de Pesca y dos inspectores portugueses en representación de la Unión Europea. Además de su tripulación de 37 miembros, el barco también aloja a seis alumnos de la Escuela Naval Militar en un período de adiestramiento en el mar.

La campaña de vigilancia coincide con el inicio de las temporadas de pesca de xarda (caballa o verdel) y bocarte en el mar Cantábrico. La misión del Arnomendi se centra en supervisar estas pesquerías demersales y pelágicas para garantizar el cumplimiento efectivo de las medidas de conservación y control.

Además de la vigilancia desde el mar, el Ministerio de Pesca tiene previsto utilizar drones como complemento a los medios aéreos tradicionales, como aviones y helicópteros tripulados, para el control de la actividad pesquera en aguas exteriores, que se extienden desde las 12 hasta las 200 millas de la costa. Con este fin, se ha iniciado una consulta pública para establecer normas sobre las especificaciones técnicas que deben cumplir estos vehículos aéreos no tripulados, demostrando un enfoque proactivo hacia la mejora de los métodos de control y supervisión en la industria pesquera.