Garantizando los derechos de los pescadores con la  implementación del Convenio sobre el Trabajo en la Pesca

  • La implementación del Convenio 188 sobre el Trabajo en la Pesca marca un hito crucial en la protección de los derechos laborales de los pescadores.

La reciente entrada en vigor en España del Convenio sobre el Trabajo en la Pesca, el 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), marca un hito significativo en la protección de los derechos laborales de los pescadores. Una de las innovaciones más destacadas es la creación de un registro oficial de quejas, que brinda a los tripulantes la oportunidad de denunciar posibles violaciones de las condiciones mínimas de trabajo, vida y seguridad a bordo. Este registro, disponible en la página web del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible, representa un importante paso adelante en la promoción de un entorno laboral seguro y justo para los trabajadores de la pesca.

La posibilidad de presentar quejas de forma confidencial es un avance crucial, ya que permite a los pescadores denunciar cualquier irregularidad sin temor a represalias. Además, esta medida no solo se aplica a los pesqueros de bandera española, sino también a aquellos de otros países que operan en puertos nacionales. Si las autoridades determinan que una queja es fundada y existe evidencia de posibles incumplimientos, se llevarán a cabo inspecciones por parte de personal de Marina Mercante o de Inspección de Trabajo. En casos graves que representen un riesgo para la seguridad o la salud de la tripulación, el barco puede ser paralizado temporalmente hasta que se corrijan las deficiencias.

Es importante destacar que presentar una queja formal no impide a los pescadores recurrir a otras vías legales para hacer valer sus derechos. Sin embargo, este proceso garantiza la confidencialidad tanto del denunciante como de la queja en sí, protegiendo la identidad de aquellos que se atreven a alzar la voz contra posibles abusos o irregularidades.

El ámbito de aplicación del Convenio 188 es amplio e inclusivo, cubriendo a todos los trabajadores de la pesca, independientemente de la longitud del barco en el que trabajen. Esto significa que tanto los pescadores de bajura como los de altura tienen la posibilidad de registrar una queja si consideran que se están vulnerando sus derechos laborales. Además, el proceso de presentación de quejas es accesible, pudiendo realizarse tanto a través de la plataforma en línea del Ministerio como en las capitanías marítimas, e incluso en consulados españoles en el extranjero.

La implementación efectiva de este convenio requiere una colaboración estrecha entre diversas autoridades y organismos. En este sentido, se han llevado a cabo reuniones entre personal de Marina Mercante, Inspección de Trabajo, la Secretaría General de Pesca y el Instituto Social de la Marina, junto con representantes del sector pesquero. Estas reuniones tienen como objetivo coordinar los esfuerzos para garantizar el cumplimiento de las disposiciones del convenio y establecer protocolos claros para llevar a cabo inspecciones y verificar el cumplimiento de las normativas laborales.

Uno de los aspectos clave que se abordan en el Convenio 188 es la seguridad a bordo de los barcos pesqueros. Marina Mercante está facultada para inspeccionar cualquier embarcación de 24 metros o más de eslora que faene en caladeros internacionales, con el objetivo de garantizar que cumplan con los estándares de seguridad requeridos. Esto incluye la revisión de los equipos de salvamento, contraincendios, comunicaciones y los equipos de protección individual proporcionados a los tripulantes.

Además de la seguridad, el convenio también aborda las condiciones laborales y de vida a bordo de los barcos pesqueros. La Inspección de Trabajo y Seguridad Social supervisa aspectos como los contratos laborales, los registros de horas trabajadas y los salarios de los tripulantes. También se asegura de que se respeten los períodos mínimos de descanso y vacaciones, así como las condiciones de alojamiento, alimentación y atención médica a bordo.

En resumen, la entrada en vigor del Convenio 188 representa un paso significativo hacia la protección de los derechos laborales de los pescadores. A través de la creación de un registro oficial de quejas y la implementación de medidas de control y supervisión, se busca garantizar un entorno