El mal tiempo y la escasez de clientes impactan en el mercado de pescado y marisco esta Semana Santa en Pontevedra

  • El mal tiempo impulsa los precios al alza mientras la afluencia de clientes disminuye en el mercado de Pontevedra durante la Semana Santa.

La Semana Santa en Pontevedra se ve marcada por una combinación de factores que afectan tanto a la oferta como a la demanda en el mercado de pescado y marisco. El mal tiempo juega un papel clave, impulsando los precios al alza debido a la menor disponibilidad de productos marinos y a la reducción de la afluencia de clientes en las bancadas.

La lluvia y el frío han disuadido a muchos potenciales compradores, incluidos turistas y residentes locales, de visitar el mercado de la calle Sierra. Esto ha llevado a una baja afluencia de público durante los primeros días de la Semana Santa, lo que se traduce en una menor actividad comercial. Además, el lunes, tradicionalmente un día sin pescado en el mercado, ha afectado al volumen de ventas en esta época festiva.

Los placeros en la plaza de abastos señalan que la temporada vacacional de Semana Santa suele ser un período en el que los precios del pescado y el marisco tienden a subir. Sin embargo, este año el impacto del mal tiempo ha exacerbado esta tendencia, ya que menos barcos salen al mar debido a las condiciones climáticas adversas.

En cuanto a los precios, en Pescados Cachadas se observa una variedad de cotizaciones. El rodaballo se encuentra a 38 euros el kilo, el lenguado a 32 euros, y la merluza oscila entre los 16 y 20 euros. El rapante, especialmente solicitado por los clientes particulares, tiene un precio de 14 a 18 euros según el tamaño. Por otro lado, la palometa roja lidera la tabla de precios a 68 euros el kilo, seguida por el besugo a 45 euros y el corujo a 35 euros.

En Mariscos Emilio, la situación es similar. La escasez de clientes marca la temporada, con cancelaciones de pedidos por parte de restaurantes y hoteles debido al mal tiempo y la menor afluencia de turistas. El precio del marisco se ve afectado por esta situación, con un aumento significativo debido a la baja disponibilidad de productos frescos.

La cigala se destaca como el producto estrella entre los clientes particulares, con precios que pueden alcanzar hasta los 65 euros el kilo en su tamaño más grande. Otras opciones disponibles incluyen la centolla, el buey de fuera y el percebe, con precios que oscilan entre los 15 y 65 euros. Además, se observa un aumento en el precio del mejillón y una mayor dependencia de productos provenientes de lonjas arousanas debido al cierre de la ría de Pontevedra.

En resumen, la combinación de mal tiempo, baja afluencia de clientes y menor disponibilidad de productos frescos ha llevado a un aumento en los precios del pescado y el marisco durante la Semana Santa en Pontevedra.