Capitanía Marítima detiene la descarga del buque ‘Green Sea’ en A Pobra debido a un posible vertido de salmuera

  • Salvamento Marítimo despliega su lancha de Ribeira para dispersar la mancha, aparentemente inofensiva y sin olor

En la tarde de ayer, la Torre de Salvamento Marítimo Fisterra, ubicada en el Monte Enxa, recibió una alerta a las tres de la tarde sobre un incidente en el muelle comercial de A Pobra do Caramiñal. Un buque mercante frigorífico, identificado como “Green Sea”, estaba realizando una descarga cuando comenzó a verter una sustancia de color blanco cuya naturaleza era desconocida. La mancha se expandía rápidamente, aunque su extensión exacta no se pudo determinar debido a su dispersión en algunas áreas y mayor concentración en otras.

Ante esta situación, Salvamento Marítimo se comunicó de inmediato con varias autoridades. Contactó con la Xunta, específicamente con Portos de Galicia, y también alertó a la Guardia Civil. Paralelamente, Capitanía Marítima, organismo dependiente del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible, fue notificada del vertido. En primera instancia, guardamuelles del ente portuario autonómico se dirigieron al lugar y verificaron que el “Green Sea” estaba descargando su mercancía mientras se producía el vertido, que aparentemente no tenía olor y no parecía ser contaminante.

Para gestionar la situación, Salvamento Marítimo movilizó la lancha “Salvamar Sargadelos”, con base en el puerto de Ribeira. Esta embarcación se encargó de dispersar la mancha durante aproximadamente una hora, reduciendo así el posible impacto del vertido en el entorno marino.

Siguiendo las indicaciones de Capitanía Marítima, la tripulación de la “Salvamar Sargadelos” recolectó muestras del vertido para su análisis en laboratorio. La naturaleza del vertido parecía indicar que se trataba de salmuera, aunque esto debía ser confirmado mediante análisis detallados. Además, Capitanía Marítima ordenó la inmediata suspensión de cualquier actividad de descarga en el “Green Sea” y exigió a los responsables del buque que proporcionaran un informe detallado sobre lo sucedido.

Personal técnico de Capitanía Marítima se desplazó al buque para realizar una inspección exhaustiva. Esta inspección tenía como objetivo asegurar el cumplimiento de las normativas marítimas y verificar que no se tratara de una infracción grave. Los técnicos revisaron el sistema de descarga del buque y las posibles causas del vertido, además de evaluar cualquier riesgo ambiental potencial.

Este incidente pone de relieve la importancia de la rápida respuesta y coordinación entre las diferentes autoridades marítimas y portuarias. La pronta intervención de Salvamento Marítimo y la colaboración de Capitanía Marítima, Portos de Galicia y la Guardia Civil fueron cruciales para gestionar eficazmente la situación y minimizar posibles daños ambientales. 

El análisis de las muestras recogidas será fundamental para determinar la composición exacta del vertido y confirmar si se trataba de salmuera, un subproducto común en la industria pesquera que, aunque generalmente no es altamente contaminante, debe ser manejado adecuadamente para evitar problemas medioambientales.

En conclusión, la intervención oportuna y efectiva de las autoridades subraya la capacidad de respuesta y la importancia de la vigilancia constante en los puertos para asegurar la protección del medio ambiente marino y la seguridad en las operaciones de descarga. Este caso también servirá como referencia para mejorar los protocolos de actuación ante futuros incidentes similares, fortaleciendo así las medidas preventivas y de control en el ámbito portuario.